La Zaranda

L

a tendencia del mercado actual muestra que la población ha tomado conciencia acerca de la relación de su alimentación con la salud, ya que sus expectativas se centran en la búsqueda de productos más nutritivos y saludables. Las recomendaciones nutricionales indican que, en cuanto a panificados, debemos elegir aquellos elaborados con harinas integrales y reducir el consumo de harinas blancas.
A través de este concepto, se llegó a la elaboración de “panificados saludables” con la utilización de ingredientes tales como harina integral de centeno, harinas especiales, aceite de girasol alto oleico, inulina, entre otros. Los mismos les dan a nuestros productos las características tan buscadas por el consumidor, alcanzando nuestra meta que es lograr “nutrición con sabor”.

¿Qué diferencia a nuestros productos?

Aceite de girasol alto oleico

El aceite de girasol alto oleico ofrece muchas ventajas y valor agregado: para todo tipo de aplicaciones: alta estabilidad oxidativa, rancidez reducida, larga vida útil, y para propósitos nutricionales: ausencia de ácidos grasos trans, y reduce el colesterol.

Harina Integral de centeno y trigo

Se recomienda utilizar la harina de centeno mezclándola con un 70-80 % de harina de trigo. El pan de centeno, específicamente, es recomendado por su bajo valor energético y buen contenido en fibras, vitaminas y minerales. Así como la harina integral de trigo es recomendada por su alto valor nutritivo y de fibras.

Harinas especiales

Utilizamos en la elaboración de nuestro pan proteico, por ejemplo, la combinación de harina de soja semidesgrasada, harina de lino semidesgrasada, germen de trigo y harina integral de trigo.

Inulina

Es otro ingrediente que utilizamos por los beneficios que de él derivan, siendo ésta una fibra prebiótica soluble que ayuda junto con el omega 3-6-9 a bajar el colesterol, encontrándose la misma incorporada en la mayoría de nuestras galletitas dulces, dietéticas y budines